Hoy os traigo una parte del viaje a Lisboa, en la que visitamos Belém y la zona de Baixa. Me encanta conocer ciudades nuevas y cada vez me gusta más hacerlo lejos del verano. En agosto me gusta ir a un sitio de playa, tomar el sol, relajarme y conocer, por supuesto, los lugares cercanos. Pero para conocer grandes ciudades me gusta mucho el otoño o la primavera. Incluso me gustó mucho pasar la nochevieja, en pleno invierno claro, en Bruselas o Berlín.

En Lisboa estuve con mis padres hace muchos años y, aunque tenía buen recuerdo de la ciudad, esos recuerdos no eran nítidos. Nico nunca había estado, así que decidí hacerle una sorpresa y regalarle el viaje. Busqué hotel y vuelo y listo, del 17 al 20 de noviembre nos plantamos allí.

macchiatoavectoi-viajar-lisboa-portugal-belem

Tengo que decir que leyendo información por internet e, incluso, en el lugar de Información y Turismo de la propia Lisboa, leímos y nos dijeron que lo importante de Lisboa se ve en un día. Y yo, tras comprobarlo, os puedo decir que no estoy de acuerdo. Creo que Lisboa es una ciudad para disfrutarla con calma, de esas por las que hay que pasear y callejear. Perderse para encontrarte con edificios, con vistas, con lugares que harán que descubras su verdadero encanto. A mí me ha enamorado.

Teniendo en cuenta que el jueves llegamos por la noche, y que el domingo nos íbamos a mediodía, teníamos que aprovechar viernes y sábado al máximo. El hotel en el que nos hospedamos fue el Emporium Lisbon Suites y la verdad es que quedamos contentos tanto con la posición en la que se encuentra (muy cerca de la Praça Do Comércio), como con el apartamento en sí. Porque más que un hotel son apartamentos con todo lo necesario para cocinarte y demás. Nosotros no utilizamos la cocina porque fuimos pocos días, pero si buscáis ahorrar con eso y cocinar vosotros, es una muy buena opción.

macchiatoavectoi-belem-portugal-lisboa-viajar

El viernes por la mañana cogimos el tranvía 15E en la Praça do Comércio y llegamos a Belém. Aprovechamos para desayunar en la famosa cafetería “Pasteis de Belém”, famosa por eso mismo, por sus pasteles. No podéis dejar de probarlos. Yo los había comido aquí en Luxemburgo en una pastelería portuguesa y, aunque están buenísimos, los que hacen allí son espectaculares.

Fuimos al “Mosteiro dos Jerónimos”, visitamos su Iglesia e hicimos fotos por fuera, pero no pagamos por visitarlo. Donde sí quisimos entrar fue a la Torre de Belém. Se encuentra en la desembocadura del río Tajo y es Patrimonio de la Humanidad. Desde esta zona hay vistas muy buenas al Puente 25 de Abril. También se encuentra allí el Monumento a los Descubridores, pero en esos días estaban restaurándolo y no lo pudimos ver bien.

A la vuelta queríamos bajar en la parada del Puente 25 de Abril para hacer unas fotos y visitar el LX Factory, pero se puso a llover y decidimos ir directamente a comer. Me quedé con ganas de ver LX Factory, pero como habrá próxima vez, lo visitaré. Comimos en un sitio al que tenía muchas ganas de ir por lo que había leído, el Mercado da Ribeira. Nos encantó. Es un sitio con mesas largas en el centro compartidas por un montón de restaurantes. Es bueno si os gustan cosas distintas, porque cada uno puede ir a pedir al sitio que quiera y luego comer juntos. Hay desde restaurantes de chefs con estrellas michelin, hasta hamburgueserías, pasando por comida oriental, cafetería, pastelería…

 macchiatoavectoi-belem-lisboa-portugal-viajar  macchiatoavectoi-lisboa-belem-viajar-portugal

Después de comer fuimos a conocer toda la zona de Baixa, paseando por las tiendas, la Praça D. Pedro IV (más conocida como Praça do Rossio), la Praça da Figueira, Praça dos Restauradores, el Elevador de Santa Justa. Como volvió a ponerse a llover decidimos coger el tranvía 28E que había leído que merecía la pena. Da una vuelta por la zona de Alfama, Castelo de Sao Jorge, pasa por la Baixa, el Chiado y el Bairro Alto. Al llover nos pareció muy buena opción, pero me sigo quedando con pasear y callejear.

Para la cena decidimos ir al Bairro Alto, el barrio más de moda de Lisboa. Fuimos al BA Wine Do Bairro Alto. Tiene muy pocas mesas, por lo que cenas muy tranquilo y la atención es exquisita. Es un sitio donde no se comen platos elaborados, sino quesos y embutidos portugueses, sardinas, ventresca de atún… Todo buenísimo y lo más importante, explicado todo al detalle. Nos hicieron una minicata de vinos para ver cuál era el que más nos gustaba y así escoger, porque todo el vino va por copas.

  macchiatoavectoi-viajar-portugal-lisboa-belem

Hasta aquí el viernes en Lisboa. Próximamente os contaré el resto del viaje, ¡que no tiene desperdicio!

¿Conocíais estos sitios? Si conocéis otros que os hayan gustado decídmelos y los apunto para la próxima vez :)

¡Feliz café a todos!

CompartirShare on FacebookGoogle+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn