Pocas cosas me dan más felicidad que una visita de mi familia o amigos cuando llevo meses sin verles. Antes de Navidad, mis padres y mi hermana vinieron unos días a Luxemburgo y la verdad es que con poca gente me lo paso como con ellos. Me dan mucha energía para continuar tranquila a distancia. Si vivís lejos de los vuestros me entenderéis perfectamente.

Bosque Luxemburgo