Que a mí Valencia me tiene completamente enamorada lo saben todas las personas que me conocen. O aquellas que simplemente me han preguntado de dónde soy alguna vez. Para mí es algo lógico y natural que uno ame la tierra en la que están sus raíces. Valencia, qué os voy a decir, es maravillosa. Su gente, su luz, su comida, su mar, su clima… y por eso cada vez que puedo me escapo unos días para volver a la “terreta”. Ver a familia y amigos y disfrutar de mi ciudad me recarga las pilas como no puede recargármelas nada más.

A principios de septiembre estuve unos días allí. Pude ver a mi amiga del alma (algún día os hablaré de ella porque ella es pura inspiración). Comimos por Ruzafa, la zona más de moda de Valencia, y luego fuimos a tomar un café a la zona del mar.

macchiatoavectoi-playa-palmeras-valencia